Quantcast
El tiempo en: Conil
Viernes 30/09/2022  

Notas de un lector

Antonio Machado entre nosotros

Las ciudades de Machado es un bellísimo volumen escrito por Carlos Aganzo, ilustrado con mimo por Daniel Parra y editado con primor por Tinta Blanca

Publicado: 25/07/2022 ·
13:37
· Actualizado: 25/07/2022 · 13:37
Publicidad Ai Publicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
Autor

Jorge de Arco

Escritor, profesor universitario y crítico. Académico de la Real Academia de San Dionisio de Ciencias, Artes y Letras

Notas de un lector

En el espacio 'Notas de un lector', Jorge de Arco hace reseñas sobre novedades poéticas y narrativas

VISITAR BLOG

Escribo estas líneas muy cerca del mar, de la luz de un verano que ya puso en pie sus colores. Hasta esta calma cálida del Sur he traído conmigo “Las ciudades de Machado”, un bellísimo volumen escrito por Carlos Aganzo, ilustrado con mimo por Daniel Parra y editado con primor por Tinta Blanca.

Y he leído y releído con verdadero placer cuanto aquí se canta y se cuenta sobre el escritor sevillano, sobre su existencia, su obra y sobre las ciudades que sostuvieron su pasión humana y literaria.Todo el volumen viene envuelto por una prosa ágil y precisa. No en vano, Aganzo ha sido siempre autor viajero y escritor de viajes. Y en este lúcido retrato se puede apreciar la clarividencia de su pulso narrativo.

Para Machados, su vida fueron sus lugares. O valdría decir también que sus lugares fueron suvida. Porque de cada uno de ellos extrajo experiencias muy distintas, más todas ellas enriquecedoras: “El niño, por las calles de Sevilla. El bohemio, por las cafés de Madrid. El romántico, por los bulevares de Madrid. El enamorado, por los paseos de Soria junto al Duero. El melancólico, por los altos miradores de Baeza. El rebelde con causa, por los balcones de Segovia. El refugiado, por los parterres de Rocafort. El perseguido, por las calles bombardeadas de Barcelona. Al fin el santo lacio, por esas rues de Collioure que bajan a buscar al mar de peces de plata…”.

Escribo estas líneas, sí, en el mismo mes del nacimiento del poeta (26 de julio de 1875). En el mismo mes que celebró su boda y su dicha con Leonor Izquierdo (30 de julio de 1909). En el mismo estío en que encontró un dolor casi insalvable al perder a su jovencísima esposa (1 de agosto de 1912. “Señor, ya me arrancaste lo que yo más quería”). Fechas, espacios, paisajes, anhelos, enigmas… que van desentrañándose al hilo de estas páginas donde el lector hallará no sólo la figura y la grandeza del poeta, sino también la del lúcido filósofo, la del hombre bueno y familiar, la del sabio articulista, la del exitoso dramaturgo…, al cabo, la fotografía de un mito que se fue forjandojunto a la realidad delas localidades que lo vieron crecer.

Todas ellas están reflejadas en su palpitante decir, en su palabra plena de melancolía irreconciliable, en su verbo, dictado por la pasión, el desconsuelo, la luz, el desencanto…, en su voz, tamizada por la hondura, el vitalismo y la libertad.

Sevilla, Madrid, París, Soria, Baeza, Segovia, Rocafort, Barcelona y Collioure. Nueve territorios para dialogar de tú a tú con el profesor, con el intelectual. Nueve parajes para conocer a fondo al hombre que supo aunar tradición y modernidad, que escribió desde la intimidad para hacer común su mensaje, que conoció la dicha y la miseria de España (“Todo lo español me encanta y me indigna al mismo tiempo”), que fue lumbre y sombra republicanas, llameante conciencia, tristísima muerte.

“Todos los textos de Machado nos hablan de Machado”, anota Carlos Aganzo en su prefacio. Y todo este hermoso libro nos habla deun ser humano excepcional, de una biografía sonora e imborrable, de un caminante quegolpe a golpe y verso a verso conversa aún con nosotros y “… con el hombre que siempre va conmigo”.

TE RECOMENDAMOS