El tiempo en: Conil
Jueves 20/06/2024  

Conil

Exclusiva

La resiliencia de una mujer campeona ante la adversidad

Entrevista Beatriz Ramírez, campeona de Andalucía de marcha nórdica por clubes 2023

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Beatriz Ramírez.

La deportista conileña padece una afección digestiva conocida como SIBO (Sobrecimiento bacteriano) provocado por cándidas intestinales, que la ha llevado a sufrir alta sensibilidad química y alergias alimentarias. El deporte la ha salvado de tener un diagnóstico más agresivo y eso hace que, a día de hoy, la actividad física se haya convertido, entre otras cosas, en su forma más inmediata de evasión. Según ella, cuatro son los pilares que toda persona con problemas digestivos ha de cuidar: la alimentación, el deporte, la ayuda médica y el apoyo emocional. “Hay que rodearse de gente que te aporte, que te entienda. A veces nos sentimos bichos raros cuando sacas tu tupper y empiezan a preguntarte qué comes. Es un proceso difícil, largo, desconocido, donde se aprende mucho. En manos de buenos profesionales, tocando estos cuatro pilares, todo se mejora”, afirma.

No he sido consciente de ello hasta hace un año, cuando tuve el diagnóstico definitivo y me hicieron analíticas más especializada. Se centraron en los nutrientes de mi cuerpo y los médicos se dieron cuenta de que me faltaba el 80 por ciento de ellos"

¿Qué es para ti el deporte a día de hoy?

–Actualmente, el deporte para mí es el salvavidas que hace que pueda sobrellevar la situación que vivo. Tengo una afectación digestiva y todos los especialistas que me han estado viendo han coincidido en que el deporte me ha salvado de haber tenido un diagnóstico peor.

¿Desde cuándo llevas corriendo?

–Hace 10 años, comencé a tener problemas cardíacos, era sedentaria y fumadora y el médico me aconsejó que empezara a hacer deporte y cambiara mi alimentación. Primero, lo tomas como una forma de estar más sana, poco a poco vas cogiendo más forma y, cuando te das cuenta, te ves inmersa en una actividad que ya la necesitas para ser feliz, para poder llevar a cabo tu día a día. Un par de años antes de la pandemia de covid fue cuando empecé a correr.

¿Cuándo empiezan a afectarte los problemas de nutrición?

–Me cuesta encontrar un punto de inicio porque he tenido problemas prácticamente durante toda mi vida pero, hace como ocho años, tuve un punto de inflexión. Me quedé embarazada y me retiraron algunos alimentos, entre ellos la leche. Después de eso, nunca pude volver a tomarla y ahí empezaron las grandes dificultades; todo ello agravado por el estrés que sufrí aquellos años.

¿Esto te ha afectado a tu rendimiento deportivo?

–No he sido consciente de ello hasta hace un año, cuando tuve el diagnóstico definitivo y me hicieron analíticas más especializadas. Se centraron en los nutrientes de mi cuerpo y los médicos se dieron cuenta de que me faltaba el 80 por ciento de ellos. Sentía que no entrenaba lo suficiente o que estaba siempre cansada. Aún así, seguía corriendo. Si no lo hacía, me ponía nerviosa, me entraba ansiedad, no podía dormir por las noches... Mi cuerpo me pedía correr.

Con un problema así, ¿cómo te preparas antes de correr?

–Empiezas a controlar lo que comes y cuando lo comes. Si tienes alguna competición, sabes que esa semana tienes que controlar muy bien el aporte de hidratos, empiezas a meterte suplementos, y el aporte proteico cuando para entrenamientos de alta intensidad. Te vas conociendo. Mi vida alimentaria gira en torno a la fecha de los entrenamientos y las competiciones.

¿Cómo es la afección que padeces?

–Tengo sobrecrecimiento bacteriano (SIBO) provocado por cándidas intestinales, lo que ha conllevado alta sensibilidad química y alergias alimentarias. Esto se da cuando alguna alergia o intolerancia no te está sentando bien y proliferan las bacterias nocivas. Todo el mundo tiene sus bacterias, pero cuando unas sobresalen más que otras, ahí empiezan los problemas digestivos, en forma de inflamación, gases, diarrea, dolores o cólicos. Cualquier tipo de SIBO se empeora con el estrés. Cuando estás nervioso, tus digestiones no se realizan bien…

¿Cómo es tu alimentación en el día a día?

–En mi caso, mi SIBO es de sulfuro de hidrógeno, lo que significa que mi bacteria se alimenta del azufre y expulsa gases, provocando inflamación y gases. No puedo consumir alimentos como huevos, carnes rojas, marisco, proteína de leche o azúcar, incluida la de la fruta. Todo esto provoca una restricción tan fuerte que no puedes ni siquiera ir a comer a los bares, conllevando incluso problemas emocionales. De todos modos, esto no funciona así para todo el mundo. Este es mi caso individual y cada uno tiene que ponerse en manos de expertos, ya que cada cuerpo es diferente.

¿Qué puedes comer a día de hoy?

–En proteínas, meto bebida de coco, bebida de almendra molida, sin azúcares y la carne de pollo y pavo pero con pocas grasas. También estaría la quinoa y la chía. Como fuente de hidratos de carbono, tiro de patatas o boniatos cocidos, sin grasa, y la yuca, mi gran descubrimiento este año junto con el coco. Como aporte de grasa, no puedo comer grasa animal, así que recurro a grasa de semillas de pipa de calabaza o de pipa de girasol y el aceite de coco.

En el ámbito deportivo, ¿cómo te consideras? ¿Algunos triunfos?

–Me considero disfrutona. Me gusta ir, por ejemplo, a las carreras de montaña para disfrutarlas. Es cierto que la vena competitiva la llevo dentro y me sale a flote en la disciplina de marcha nórdica, donde sí que suelo competir. En mayo de 2023, el equipo de féminas del Club de Senderismo Tritón, al que pertenezco, fuimos a competir al campeonato de Andalucía de marcha nórdica y, contra todo pronóstico, nos hicimos con el primer premio. Íbamos muy nerviosas, era nuestra primera gran competición a nivel autonómico. A título individual, puedo destacar la última San Silvestre de Chipiona, donde fui la primera mujer marchadora en entrar en meta. En febrero, vuelvo a participar en la Copa de Andalucía de marcha nórdica, que comenzará en Huelva el día 11 de febrero, pero ahora a nivel individual. Serán seis pruebas, donde puntúan las cuatro mejores.

¿Qué encuentras en la marcha nórdica?

–La marcha nórdica es uno de los deportes más completos que existen. Los médicos lo recomiendan mucho ya que, en este deporte, las articulaciones no sufren debido a que no hay impacto. Se puede hacer a cualquier edad y a cualquier ritmo. Con una buena técnica de marcha nórdica, también se está propiciando, con el uso de los bastones, el desarrollo del tren superior, como brazos, torso, cinturón abdominal o espalda; partes del cuerpo que, cuando corres de manera habitual, no trabajas. Además, trabajas mucho la coordinación. Aporta unos beneficios espectaculares.

Un último apunte...

–Las personas que tienen cualquier tipo de problema digestivo, tiene que tener en cuenta que son cuatro pilares los que tenemos que cuidar: lo que comes, vital para la supervivencia; el ejercicio físico, que te ayuda a desinflamar y desconectar mentalmente; la ayuda médica y la toma de medicamentos, más o menos naturales; y el plano emocional, donde radica el origen de muchos problemas digestivos. Hay que rodearse de gente que te aporte, que te entienda. A veces nos sentimos bichos raros cuando sacas tu tupper y empiezan a preguntarte qué comes. La sensación de tener que estar justificándose constantemente hace que no quieras ni asistir a eventos. Es un proceso difícil, largo, desconocido, donde se aprende mucho. En manos de buenos profesionales, tocando estos cuatro pilares, todo se mejora.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN