El tiempo en: Conil
Lunes 24/06/2024  

Conil

Exclusiva

“La mayor fortaleza del Conil CF son los jugadores, son muy competitivos”

Entrevista a Jesús Barbadilla (Málaga, 1973), más conocido por Jesule, nuevo técnico del Conil Club de Fútbol

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Jesús Barbadilla (Málaga, 1973), más conocido por Jesule, nuevo técnico del Conil Club de Fútbol. -
  • Afirma que “una de las cosas que más me motiva a trabajar es que la directiva del Conil es una directiva muy implicada con su club”

Jesús Barbadilla (Málaga, 1973), más conocido por Jesule, debutó a sus 18 años en el primer equipo del Málaga en segunda división. A lo largo de sus 20 años como futbolista ha pasado por importantes clubes de nuestro país como el Espanyol o el Levante y colecciona grandes logros en su haber. Llegó a meter un gol en la máxima categoría del fútbol español ante el Athletic de Bilbao llevando al club blaugrana a colocarse por primera vez en puestos de Champions en la 2004/05. “Los mejores años de mi carrera deportiva los pasé en el Xerez y en aquel ascenso que tuvimos a segunda”, cuenta para Viva Conil.

Para mí los jugadores, en cierto modo, son como herramientas. Acorde a como vaya viendo al otro equipo, voy a usar mis herramientas para ganar”

Ahora trata de enseñar fútbol a muchos jóvenes en su faceta como entrenador. Ha dirigido al juvenil del Benalmádena y a su primer equipo para luego entrenar al Alhaurino en tercera. Viene dispuesto a dar lo mejor de sí en el Conil, un club en el que se siente muy cómodo y en el que ve a un equipo con sed de aprender.

¿En qué nivel encuentras a los jugadores?

–Los jugadores están a un buen nivel. Es cierto que al equipo le faltan muchos conceptos tanto a nivel defensivo como a nivel ofensivo. A nivel de grupo, no están muy cohesionados, pero a nivel físico y competitivo, el equipo es muy bueno. Es un equipo que compite, y eso es lo que más me alegra. Ahora tienen que adaptarse a mi forma de ver el fútbol y a mi forma de jugar y estamos en proceso de adaptación y de generar juego. Lo que se tiene que trabajar en una pretemporada durante tres meses, no lo hemos hecho y vamos un poco a marcha forzada. Anímicamente los veo muy metidos, con muchas ganas. En tres partidos, cero goles en contra encajados significa que el equipo compite bien. Sin embargo, tenemos un problema a nivel ofensivo porque no tenemos gol. De los seis tantos que lleva anotados el Conil, dos han sido en propia puerta y uno lo ha marcado un juvenil, Pepe. Tenemos un problema de cara a portería que vamos a ir solucionando.

¿Te sientes cómodo en las jornadas que llevas en tu nuevo equipo?

–Me he sentido muy bien por todos y me lo han puesto todo muy fácil. Tanto a nivel de directiva, como de afición y de plantilla. Una de las cosas que más me motiva a trabajar es que la directiva del Conil es una directiva muy implicada con su club. Vas al campo y puedes ver al presidente colocando una pancarta o en taquilla y eso ya te hace entender que tienes que dar mucho para poder estar a la altura de ellos. Por otro lado, los aficionados me han acogido muy bien. Lo único que puedo hacer es ponerme a la altura de ellos y dar todo de mí. Vengo de Málaga, con la ilusión de progresar, y si te encuentras con una afición y una directiva así, solo te entran ganas de seguir. La acogida ha sido muy buena y por parte de los jugadores mucho más. Cuando tienes la oportunidad de entrenar a un futbolista con tanta competitividad y con tantas ganas de aprender se pueden hacer muchas cosas; y toda la plantilla del Conil es así. Espero que todo vaya mucho mejor conforme pasen las jornadas..

¿Cuál es la mayor fortaleza que tiene este Conil CF?

–La mayor fortaleza del Conil son los propios jugadores. Siempre salen a por el triunfo. Son ganadores y competitivos. En esta categoría hay muchos jugadores que piensan que lo saben todo, que tienen muchos vicios jugando al fútbol y eso es lo peor, porque no se dejan enseñar. Esto no pasa en el Conil.  La plantilla del Conil está llena de personas muy sanas, que se llevan muy bien entre ellas y que están abiertas a cambiar su forma de jugar para confiar en mí.

El Conil está toreando el descenso pero, es cierto que, empate a empate, está solo a tres puntos de los puestos de play-off ¿Ves al Conil un equipo que pueda dar la sorpresa y meterse en liguilla?

–Ahora mismo no lo veo. Es un equipo que puede llegar a mucho. Pero ahora mismo con los conceptos que tiene el club defensivos y ofensivos y por la situación en la que está el equipo, creo que no estamos al nivel de meternos en esa liguilla. Nunca se sabe lo que nos puede deparar el futuro, pero si pensamos que vamos a acabar en esos puestos esta temporada, creo que estaríamos equivocados. Soy de los que creen en el trabajo día tras día. Todo lo que he conseguido a lo largo de mi carrera lo he conseguido a base de trabajo y mucho sacrificio. Estamos a tres puntos del play-off, pero también estamos a otros pocos del descenso. La categoría es muy igualada y te definen por pequeños detalles como una simple tarjeta roja. Tengo que conseguir que esos pequeños detalles sean favorables para nosotros y no perjudiciales.

¿Qué le hace falta al equipo para empezar a sumar de tres?

–Para sumar de tres tenemos que eliminar todos los pequeños detalles que nos lastran. Tenemos que evitar expulsiones de nuestros jugadores que se pueden eludir y que te condicionan todo un partido; o no dejar que nos remonten yendo dos arriba en los últimos minutos, como ocurrió en Cartaya. Esos pequeños detalles son los que te hacen no sumar de tres, además de la falta de gol de la que ya hablamos. Para eso estoy yo, para tratar de eliminar esos fallos; trabajar mucho, generar conocimientos a los jugadores y, sobre todo, que sepan qué hacer en cada momento para que no cometan esas meteduras de pata. En el último encuentro ante el Espeleño, por ejemplo, la expulsión de Bazo en el 4’ fue una fuerte carga para el equipo. Esto no puede ocurrir ya que hace que todo lo que hayas trabajado y entrenado durante la semana ya no valga. Entrenamos para un once contra once, no para un once contra diez.  Entonces una tarjeta roja tan temprana te descuadra todo. Y eso no se queda solo ahí. Ahora estamos a expensas de saber si estará dos partidos sin jugar o cuatro. Un error de marcaje, un error de estrategia… son capaces de sentenciarte. El fútbol son esos detalles.

¿Con qué frecuencia entrenáis cada semana?

–Habitualmente entrenamos cuatro días a la semana: lunes, miércoles, jueves y viernes. Los entrenamientos están orientados a ganar cada encuentro, para ver cómo juega el contrario, cómo contrarrestarlo y encontrar la mejor manera de atacarle.

¿Algún jugador que destaque?

–Destaco al grupo, por la unión que hay entre ellos y por lo bien que se llevan. Esa conexión entre ellos es mucho más importante que tener un futbolista que destaque. No obstante, hay jugadores que lo hacen especialmente bien. Por ejemplo, ahora estoy muy contento con el trabajo que está realizando Elías, pero eso no significa que no haya otros que también lo estén haciendo espectacularmente bien. Son todos muy válidos. Jugadores que los pongo de extremos, de laterales y siempre saben rendir muy bien.

¿Algún perfil de jugador que te gustaría tener?

–Estoy muy contento con la plantilla que tengo. Si es cierto que me gustaría tener a dos hombres por cada posición y en algunos casos eso lo echo en falta. Quizá de lateral izquierdo nos falte un poco, pero tenemos gente en la cantera que creo que puede ser muy válida como es el caso de Lucas. Conforme vayan pasando las semanas lo iré viendo, pero ahora mismo, así de primeras, lo que hace falta es un perfil más goleador en el equipo; pero eso es trabajo mío, el generarles esas ocasiones para que ellos sean capaces de anotar.

Cuerpo técnico del Conil CF. Jesule, a la izquierda.

Ahora nos enfrentamos al Puente Genil, un hueso duro de roer. ¿Cuál sería tu once o cómo piensas estructurar la plantilla de cara a ese partido?

–Para mí los jugadores, en cierto modo, son como herramientas. Acorde a como vaya viendo al otro equipo, voy a usar mis herramientas, a mis jugadores, para ganar. A veces necesito extremos más abiertos, otras extremos más cerrados, otras un tipo concreto de defensa… La mejor forma de tener a los jugadores es teniendo a los 22 en plena forma física, todos trabajados para que cuando tenga que recurrir a ellos rindan al cien por cien. Cada partido es diferente. Yo no creo en un once tipo. A mí me gusta ir a por el partido, no me gusta meter el equipo atrás. Diferente sería si tuviera un equipo muy estructurado para jugar solo al contragolpe, pero siempre planteo los partidos para ganarlos. Ese es mi objetivo.

Un mensaje a la afición del Conil...

–Dar las gracias a los aficionados por el apoyo que dan a los jugadores siempre que vienen a arroparlos al campo. Que sigan creyendo en los nuestros porque, podremos ganar partidos, podremos perderlos, pero que tenga claro la gente de Conil que en el campo siempre van a dar todo lo que pueden y que eso ocurra es mi trabajo. La lucha, la entrega y el sacrificio no lo van a perder nunca.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN