Quantcast
El tiempo en: Conil
Sábado 08/05/2021

El pobrecito hablador

La venganza de los gafapastas

No importa que dichos efectos sean miles de veces menores que el del consumo de aspirinas, anticonceptivos o un analgésico de los que compramos sin receta

Publicado: 13/04/2021 ·
11:56
· Actualizado: 13/04/2021 · 11:56
Publicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad Ai
  • Vacunas de AstraZeneca.
Autor

Francisco Palacios

Palacios es matemático y programador. Publicó su único libro hace ya unos años y sigue siendo el autor más leído de su calle

El pobrecito hablador

Escribo sobre lo que me gusta, pero sobre todo sobre lo que me disgusta, como un grito desesperado para no ganarme una úlcera

VISITAR BLOG
  • Todo el mundo ya sabe que la Tierra no es redonda sino que tiene la forma de un roscón de Reyes sostenido por cuatro elefantes sagrados

Oigan, que sí, que hay que darles la razón a los negacionistas. Sea cual sea el objetivo de su recalcitrante negativa. Sus argumentos son irrefutables e irrebatibles. Había que decirlo y queda dicho.

¿Los causantes de tal engaño? Una panda de gafapastas, refugiados en una palabrería hermética y sin sentido, llena de palabrejas tales como trigonometría, ADN, muones o teoría de la evolución

¿Quién puede negar el hecho de que el calentamiento global no aporta más que ventajas? No ya solo, como señala un diputado de VOX, porque “que se caliente un poco el planeta reducirá las muertes por frío”. Eso no es nada. Piensen en toda esa gente que se compra una casita en el campo, digamos, en Canillas de Aceituno. Con un poco de paciencia estarán en primera linea de playa. Por no hablar de la España vaciada, con esos pueblos a los que llegarán las alemanas y las suecas, como ya predijo Paco Martínez Soria en su día, tras ver que sus campos resecos y abandonados se convierten en hermosos rompeolas, y donde antes cantaba la chicharra navegarán los yates.

Qué decir de las vacunas y sus efectos secundarios. No importa que dichos efectos sean miles de veces menores que el del consumo de aspirinas, anticonceptivos o un analgésico de los que compramos sin receta. No son dignas de confianza, como afirma la consejera murciana de Educación. Es mucho más seguro que, cuando sientas fiebre y que no puedes respirar, te hagan la carta astral, te pongan una pastilla homeopática debajo de la lengua y que un chamán te imponga unas pulseras magnéticas que te regule los iones.

Hay que negarlo todo. Siglos de Ciencia no son nada frente a la opinión de cualquier reputadísimo doctor en Astrología Homeopática y Flores de Bach por la Universidad del condado de Cuyahoga, Ohio. Todo el mundo ya sabe que la Tierra no es redonda sino que tiene la forma de un roscón de Reyes sostenido por cuatro elefantes sagrados en cada uno de los puntos cardinales, bajo los cuales se encuentran ocultas las Bolas de Dragón. Lo de la llegada del hombre a la Luna, una falacia rodada en Tabernas por Alfredo Landa. Y así, todo.

¿Los causantes de tal engaño? Una panda de gafapastas, refugiados en una palabrería hermética y sin sentido, llena de palabrejas tales como trigonometría, ADN, muones o teoría de la evolución. Unos amargados que se quiere vengar de los que les amargaron la vida en el patio del colegio, y que ven la solución a todo en los libros.

Libros. ¿Para qué? Si mi mesa no cojea.

COMENTARIOS