Quantcast
El tiempo en: Conil
Martes 09/08/2022
 

Provincia de Cádiz

Albares: “Vamos a un modelo de prosperidad compartida en el Campo de Gibraltar”

La OTAN, Ucrania, la base de Rota, el Brexit, Marruecos, la campaña electoral. De todo ello hablamos con el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares

Publicidad Ai Publicidad AiAndaluc�a Informaci�nPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
Cargando el reproductor....

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, ha estado esta semana en Rota en el marco de la precampaña electoral para las andaluzas. En muy pocas ocasiones, alguien al frente de su misma cartera ha tenido que responder en la provincia a tantas cuestiones que nos atañen de forma directa, desde el papel de la base estadounidense en un momento de alta inestabilidad internacional, a la negociación del Brexit, así como a las nuevas alianzas con el reino de Marruecos. De todo ello hablamos con él, y de la campaña, por supuesto.

Hay preocupación por la estabilidad internacional.  Esta semana, con motivo del 40 aniversario de la entrada de España en la OTAN, el presidente Sánchez ha prometido elevar el gasto en defensa. ¿Hay un temor por la estabilidad internacional en el corto o medio plazo?

–Estamos en un momento de transformación del orden internacional. Hay un desafío a los pilares del proyecto europeo como no lo ha habido en muchas décadas. Yo quiero mandar un mensaje de tranquilidad a los gaditanos y a los andaluces. La seguridad está totalmente garantizada. Y España va a brillar como no lo ha hecho nunca en unas cuatro semanas en la cumbre de la OTAN y en 12 meses tendremos la presidencia de la Unión Europea y Andalucía estará en el centro de esa presidencia y habrá reuniones muy importantes que tengan lugar aquí.

¿Qué papel está jugando la base naval de Rota en este conflicto internacional?

–Esta base es fundamental para el esquema de seguridad euroatlántico y es parte cotidiana de mis conversaciones con las autoridades norteamericanas con las que tengo una magnífica relación. Esta base es parte fundamental de esa seguridad que abordaremos en la cumbre de la OTAN.

¿Se prevé un incremento de la actividad en el recinto militar?

–Estamos en un momento de transformación y es difícil hacer previsiones, pero no es algo descartable. Es un diálogo permanente con  Estados Unidos, según las necesidades de cada momento. 

A mediados de junio está prevista la llegada del buque de guerra Paul Ignatius que formaría parte del escudo antimisiles. ¿En qué se traduce esta llegada? ¿En más presencia militar…?

–No me gusta dar detalles sobre temas militares y mucho menos en este contexto. Desde luego, la base juega y desempeña su papel dentro del esquema de seguridad euroatlántica y analizamos en el seno de la OTAN cuáles son las necesidades.

Estamos en plenas negociaciones del tratado de Gibraltar tras el Brexit. El ministro de la Roca, Fabian Picardo, ha señalado que quedan dos rondas de negociación. ¿Hay fecha para esas reuniones?

–A mí me hubiera gustado que esas negociaciones hubieran ya culminado, pero, por un lado, la pandemia ralentizó la posibilidad de reuniones, y, por otro, todo lo que toca al Brexit es complejo y largo. Las negociaciones avanzan a buen ritmo y hay suficiente acuerdo en muchas materias para empezar a redactar. Vamos hacia un nuevo modelo de prosperidad compartida para todo el campo de Gibraltar y yo espero que muy pronto podamos alcanzar un acuerdo. Desde luego, nuestra voluntad es la mejor para alcanzar ese acuerdo salvaguardando por supuesto nuestra reclamación de soberanía.

¿A qué se refiere con prosperidad compartida?

–A que haya un crecimiento equilibrado de todos los municipios. Pienso en el interés de esos 270.000 españoles del Campo de Gibraltar. Eso es lo que me guía cada vez que abordo esa negociación. Y hay que mandar un mensaje de tranquilidad. Los derechos de los trabajadores transfronterizos están ya garantizados y hay unas medidas de contingencia que se están aplicando.

¿Da por hecho que habrá acuerdo?

–No puedo dar por hecho una cosa que no depende exclusivamente de mí. Doy por hecho la voluntad de un acuerdo que sea satisfactorio.

¿Qué es irrenunciable para España en estas negociaciones?

–La reivindicación de soberanía no se va a tocar. Lo que nos guía es conseguir esa zona de prosperidad compartida. Es intentar que el Brexit no afecte a la vida cotidiana de estos 270.000 habitantes.

¿Aventura una fecha para el acuerdo?

–Me gustaría que fuera lo antes posible, pero no depende de mí.

¿La visita del hijo menor de Isabel II, del conde de Wessex la semana que viene a Gibraltar, puede ser un obstáculo en el diálogo?

–Hombre, un obstáculo necesariamente no, pero hemos presentado una queja y entiendo que en estos momentos no es el modelo de relación que nosotros buscamos. Entiendo que no añade a ese modelo de relación.

¿Hay respuesta a la queja?

–No hay respuesta a la queja en estos momentos.

Desde la normalización de las relaciones con Marruecos, ¿advierten una mayor colaboración del reino aluita, con más control por ejemplo, de la migración en origen?

–Hay unos grupos de trabajo que se han reactivado. El grupo de trabajo migratorio no se reunía desde hace más de dos años y eso ha permitido que en los últimos diez días no llegara una sola patera o cayuco a Canarias, que hayan desaparecido los saltos a las vallas de Ceuta y Melilla y que nos hagan mirar con optimismo este verano en las playas de Andalucía. Mientras la desigualdad entre Europa y África sea la que es, es la frontera más desigual del planea se cojan los parámetros que se cojan, siempre se producirán estos fenómenos, que se pueden gestionar, pero no se solucionan.

¿Está habiendo también una mayor cooperación en narcotráfico?

–Por supuesto. En todos estos fenómenos en los que necesitamos trabajar conjuntamente. Necesitamos ese trabajo conjunto.

Se acerca la Operación Paso del Estrecho, con una movilidad de tres millones de personas y en torno a 700.000 vehículos. ¿Los preparativos avanzan según lo previsto?

–Sí. Avanzan completamente según lo previsto tanto en la apertura de frontera, que tiene que ser ordenada y gradual, lo dijimos desde el primer momento.

Con la pegada de carteles, ha comenzado la cuenta atrás para las elecciones en Andalucía. ¿Cómo se analiza desde la Diplomacia una campaña electoral de tanto ruido?

–Vivimos en un momento de cambio. La salida de la pandemia de la Covid 19 y, sobre todo, la agresión ilegal de Rusia a Ucrania nos están introduciendo en una nueva era y eso los andaluces lo tienen que tener claro. El mundo está cambiando. El proyecto que representa la Unión Europea, el que defendemos desde el Gobierno de España,  está siendo retado por un modelo claramente autoritario. Es muy importante para hacer frente a estos desafíos, que los andaluces sepan escoger un gobierno que tenga claro el rechazo de los extremismos y que tenga clara la defensa de la pluralidad, la diversidad y el respeto al Estado de derecho.

Ya desde la precampaña ha habido denuncias, recursos y enfrentamientos hasta entre partidos ideológicamente cercanos. Toda esta bronca, ¿a quién beneficia?

–Una campaña debe desarrollarse de manera serena. Veo en Espadas –Juan Espadas, candidato del PSOE a la presidencia de la Junta- un candidato sereno que comprende los retos a los que se enfrenta Andalucía. Y el Gobierno de España está apostando por Andalucía. Esta misma semana hemos aprobado un plan para el empleo en la comunidad de 50 millones de euros. Nunca un Gobierno había hecho eso.

Ha dicho el presidente de la Junta, Juanma Moreno, que el plan es bienvenido, pero que se queda corto en la cuantía.

–No hay más en ese caso que poner más financiación por parte de la Junta de Andalucía. No me consta  que eso sea así. El Gobierno está haciendo todo lo posible por apoyar a Andalucía y su empleo. Y se trata de crear un empleo de calidad, con sueldos elevados.

Las encuestas no le son favorables al PSOE, que mantiene los votos frente a un PP que dispara los apoyos y Vox, que aumenta su respaldo de manera notable. ¿Ha cundido el desánimo en las filas socialistas o sienten que hay partido? 

–En absoluto. Ningún desánimo. En estos momentos se necesitan gobiernos determinados, que tomen decisiones para dejar definitivamente atrás la crisis sanitaria de la Covid 19, como ha hecho el Gobierno de España, apostando desde el primer momento por la vacunación, con las críticas de muchos otros partidos que ahora lo mantienen en silencio, y tomando ahora decisiones para paliar las consecuencias de la guerra de Vladimir Putin. Sobre las encuestas, llevo muchos años en política y solo me creo la encuesta del día de las elecciones. Estoy seguro de que los ciudadanos van a reconocer lo que ha hecho este Gobierno en circunstancias muy difíciles.

La gestión del Gobierno, ¿suma o resta a la candidatura de Espadas?

–Yo creo que el Gobierno ha hecho frente a todos los desafíos y todos los retos, que eran inimaginables. El Covid-19, el volcán de La Palma, la agresión ilegal de Putin. Todas las elecciones desde la guerra son una decisión entre el modelo que representa la Unión Europea, que es la base de nuestra prosperidad y de nuestra propia paz, o de aquéllos que prefieren un modelo autoritario donde no están claros ni los derechos ni los valores.

TE RECOMENDAMOS