Quantcast
El tiempo en: Conil
03/07/2022  

Sindéresis

Relaciones públicas de la OTAN

Te concedo una pequeña victoria en tu inmundicia: todavía nos quedan gilipollas incapaces de decirte algo sin mencionar a la OTAN

Publicado: 28/02/2022 ·
21:31
· Actualizado: 02/03/2022 · 14:39
Autor

Juan González Mesa

Juan González Mesa se define como escritor profesional, columnista aficionado, guionista mercenario

Sindéresis

Del propio autor:

VISITAR BLOG

Hay quien rumia, con una malicia no exenta de veracidad, que Putin se acaba de convertir en el mejor comercial de la OTAN, ya que este es un producto difícil de comprar si no existe una demanda previa. La clave de su campaña de captación de socios no radica en la invasión de Ucrania, sino en las posteriores amenazas a Suecia y Finlandia (país que ya invadió Rusia de manera preventiva en la previa de la Segunda Guerra Mundial). Si no quieres que entren en tu casa, contrata el sistema Cero Vision de SD.

Es una lástima que no se haya convertido en tan buen comercial de su propio producto, el equilibrio entre bloques militares, porque, de otro modo, Ucrania habría permanecido neutral. Rusia, como cualquier superpotencia, tiene mucho interés, y emplea muchos recursos, en la manipulación de la opinión pública; sin embargo, es difícil defender tu producto como algo deseable cuando el resto del mundo sabe, en palabras de su propio líder, que las minorías históricamente pisoteadas no son bien recibidas en Rusia y reciben burlas, represión e incluso la muerte, como es el caso de las personas transexuales u homosexuales. ¿Qué vende Putin? ¿Geopolítica? Es un hombre de tono sereno y apariencia razonable que explica que amenaza a los países de su entorno geográfico para que su país no se vea amenazado, lo que me conduce a una reflexión que él se debería hacer: ¿por qué querría Ucrania entrar en la OTAN? ¿Para defenderse de quién? Un ciudadano cualquiera puede sentirse más amenazado por un discurso que por un razonamiento geopolítico, pero si hablamos de geopolítica, parece que es un buen momento, como otro cualquiera, para darnos cuenta de que el problema nunca fue el comunismo. Rusia ya no es comunista y su economía está en franco declive; sin embargo, su política exterior sigue siendo de corte imperialista. Es difícil imaginar que Francia fuese a invadir a España por su posicionamiento en el eje USA-GB-Israel durante el periodo de Aznar. Parece que hay planes expansivos que se heredan y sostienen en el tiempo durante siglos. Igual que Turquía lleva desde los tiempos de Drácula, y antes que Turquía, Persia, desando ocupar el sur de Grecia para controlar la puerta oriental del Mediterráneo, Rusia pierde el aliento por conseguir una entrada propia al Mare Nostrum, lo lleva intentando desde antes de la Revolución Rusa y es motivo principal de la inestabilidad en los Balcanes.

Porque los espías siempre llegan antes que las tropas. Cierta gente sigue leyendo cualquier cosa que sale en RT Rusia como si fuese un credo revolucionario solo porque es más auténtico que lidiar con los entrelíneas de la prensa de su propio país. Ya que vamos a ser descreídos, parecen pensar muchos prorrusos, hagámoslo con el pack completo conspiranoico aunque en ese pack vengan las mismas mierdas homófobas, tránsfobas y xenófobas de un reyezuelo hipervitaminado que alienta escisiones en todos los países menos el suyo. Lástima, para él, que sea tan mal comercial y haya obligado a posicionarse contra él, contra la guerra, a todos los separatistas europeos. Ay, Putin, zafio Putin, qué te habría costado dejar de ser Putin y dirigir tu país hacia los estándares de una democracia respetuosa con los derechos humanos. Te concedo una pequeña victoria en tu inmundicia: todavía nos quedan gilipollas incapaces de decirte algo sin mencionar a la OTAN. Cobardes. Pero, cuánta torpeza y falta de escrúpulos hacen falta para conseguir que el nuevo lema de los pueblos libres sea: «¡Que os jodan, rusos!» ¿Nos reclamas que pongamos el foco en lo real e importante? Bien. Has matado niños.  

TE RECOMENDAMOS